Romance de la doncella guerrera


En Sevilla a un sevillano siete hijas le dió Dios

todas siete fueron hembras y ninguna fué varón.

A la mas chiquita de ellas

le llevó la inclinación

de ir a servir en la guerra vestidita de varón.

Al montar en su caballo

la espada se le cayó;

por decir, maldita sea,

Dijo: maldita sea yo.

El Rey que la estaba oyendo,

de amores se cautivó,

-Madre los ojos de Marcos

son de hembra, no de varón.

-Convídala tu hijo mío,

a los ríos a nadar,

que si ella fuese hembra

no se querrá desnudar.

Toditos los caballeros

se empiezan a desnudar,

y el caballero Don Marcos

se ha retirado a llorar.

Por qué llora Vd. Don Marcos

por que debo de llorar,

por un falso testimonio

que me quieren levantar.

No llores alma querida

no llores mi corazón

que eso que tu tanto sientes,

eso lo deseo yo.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s