Ha muerto “Barrunta”


  Hace unos días, conversando por teléfono con mi madre que se encuentra pasando el verano en Alburquerque, me comentó que había fallecido Juan “El Barrunta”. Y como en estas conversaciones de la gente de los pueblos, en las que generalmente se comenta a la hora de valorar a las personas, que es casi siempre cuando dejan este mundo, por la cantidad de gente que acude al sepelio del finado. Me dijo entonces, que había ido mucha gente al entierro, porque era una buena persona.

  Yo personalmente no le conocía mucho, la verdad, pero siempre estuvieron presentes “los barruntas” en las conversaciones de mi familia desde pequeños, ya que mi tía Felipa les conocía mucho y precisamente, un poco a instancia de ella y otro poco a mi particular interés, por hacer llegar por estos medios de la red, la difusión de las noticias hasta no se sabe donde… pero como ella me dijo, “a ver si con esto de la interné, le llega la noticia a Asunción Balaguer”. Ella que ultimamente esta muy al tanto de los articulillos que escribo yo en este blog y que en ocasiones me publica la revista “Azagala” de Alburquerque, mostraba este especial interés por ver si por este medio le pudiera llegar la noticia del fallecimiento del “Barrunta” a la viuda del gran actor que fué, Paco Rabal. ¿Y qué tiene que ver este casi anónimo personaje de un pueblo como Alburquerque, con Paco Rabal?, pues eso que casi todo el mundo conoce en Alburquerque, quizá sea desconocido para gran parte de los lectores de este medio que no sean naturales o relacionados familiarmente con mi pueblo. Y eso en parte, es lo que yo quiero contaros con estas líneas, la relación que unió a una serie de personajes de esta población, entre ellos, mi tía Felipa, que provocó el contacto entre Juan “Barrunta” y Paco Rabal, e inspiró la creación de un personaje de cine, que está  en la memoria de muchos españoles y que incluso el actor vistió sus ropas originales cedidas por “el Barrunta”, para dar vida en la ficción a “Azarías”, en la pelicula “Los Santos Inocentes”, dirigida por Mario Camus en el otoño de 1984 y en las que Alburquerque y su término municipal, fueron unos de los sitios donde se rodó esta famosa pelicula.

  El encuentro se produjo una tarde de verano o quizá acabando el verano, como cuenta el propio Paco Rabal en el pregón de las fiestas que dió unos años más tarde en Alburquerque y que publica la revista cultural “La Glorieta” en su número 52 de septiembre de 2001. Aconsejado por el propio Mario Camus, se dió una vuelta por Extremadura en busca del personaje, se su ropa original y si era posible… “llevarse su propio corazón, pero sin arrebatárselo, claro. Pedírselo prestado o hacerse un implante imaginario”.

  Llegados él y su esposa Asunción a Alburquerque, se sentaron a tomar la sombra en un banco de la plaza.  Sigue diciendo el actor: “Pasó por allí una mujer de aspecto bondadoso y de buen ver, falta de coquetería pero no de gracia y candor. Me reconoció y curiosa me preguntó qué hacíamos mi mujer y yo allí sentados de repente en la plaza de su pueblo. Era Felipa, la admirable Felipa. Le conté el motivo de mi visita y enseguida me dijo: “Yo conozco al hombre que usted busca, el Barrunta”. Y diciéndome que el camino hacia la finca de Barrunta y su familia era muy malo, camino casi de herradura, inquirió al alcalde para que este me proporcionase un taxi. Éste, muy atento, lo hizo enseguida con afecto y simpatía, y hacia allí nos encaminamos, siempre acompañados de la bondadosa y dulce Felipa”.

  Felipa les guió hasta la finca y fueron recibidos por este, como sigue diciendo el mismo Paco Rabal… “enseguida se nos presentó con la hidalguía del generoso anfitrión que nos recibiera en los salones de su castillo. Nos ofreció cuanto tenía: manzanas, naranjas, tomates… flores para mi  mujer, ¡que sé yo! Y cuando le dije el motivo de mi viaje y lo apropiado de su vestimenta, rápidamente se quitó su chaqueta llena de remiendos, y tendiéndomela, me dijo: “Es suya”. “Gracias amigo, ¿y los pantalones?”. “También, también, pero…” y me hizo un seño como diciéndome: “hombre, que hay mujeres”. Entonces su hermana nos anunció: “Tiene otros más viejos y quizá le sirvan a usted mejor”. Y rápidamente tiró del colchón de la cama para arriba y, en efecto, sacó un pantalón con más remiendos y parches todavía. “¡Estupendo! Y ya ¿Por qué no me das la gorra, las albarcas y la camisa…?”. Y él, con una sonrisa inocente y generosa, me iba dando, una a una, las piezas que vistieron de una manera tan real a mi personaje. Luego hablamos y volví otro día y algunos más… y me fue descubriendo su hermoso corazón, su pureza… Parecía mentira que de aquel enorme corpachón pudiera emanar tanta ternura y tanta bondad”.

  Cuenta el actor, que otro día que fue a visitarle, cuando ya había comenzado el rodaje de la pelicula, le acompañaba un sobrino suyo y utilizando los servicios de otro taxi, llegaron a embarrancar el vehículo por el mal estado del camino y el efecto de la intensa lluvia y alguien acudió a llamar a “Barrunta”, que con la ayuda de una mula y empujando aquel coche con todas sus ganas, pudieron salir del atolladero. Al volver la cara hacia su sobrino, observó como de los ojos de éste se desprendían dos lágrimas, y un poco alarmado por la situación le preguntó qué le pasaba y su sobrino le dijo: “Tío, yo no sabía que había en el mundo gente tan buena como Barrunta”.

 Hará el próximo Noviembre, veinticuatro años que se llevó a cabo el rodaje de la película, en las localizaciones de Alburquerque. Me acuerdo entonces, pues en aquellas fechas pasaba yo largas vacaciones en Alburquerque y una de estas temporadas coincidió en aquellas fechas. Era un otoño de nieblas y constantes lluvias, con el campo ya totalmente teñido de verde intenso, de ese verde que hace de esta zona un lugar con unos paisajes increíbles sobre todo para la gente que piensan que Extremadura es un desierto, que no son pocos en el resto de país, que no habiendo visitado núnca esta región, piensan que debido a las altas temperaturas que estan acostumbrados a escuchar en los informativos, esta zona sea poco mas o menos que el norte de África. Había un movimiento diferente en Alburquerque aquellos días y se notaba la presencia de los actores en sus calles, que aúnque la mayoría se hospedaban en Badajoz, casi siempre al caer la tarde, una vez finalizada la jornada, se reunían en “Tegamar” y tomaban algo en sus mesas. Otros días incluso no se podía rodar debido a las condiciones climatológicas y se les veía más. Para el estreno de la película en uno de los muchos cines que había entonces en la Gran Vía, no me acuerdo ahora el nombre, le envió dos entradas a mi tía que esta nos cedió a mi hermana y a mi que vivíamos en Madrid y allí nos pudimos encontrar a más gente del pueblo que si había venido, no recuerdo ahora muy bien a nadie más que a la figura de Martín Bargón, porque como ya digo, han pasado veinticuatro años, pero de los pocos recuerdos que quedan en mi memoria, tengo que decir que en la escena donde Azarías cuelga por su cuello al señorito Iván de aquella gran encina, todo el cine se levantó de los asientos jaleando la acción como si se tratara de un gol de cualquier equipo de futbol de los que dan los partidos por la televisión. Había acumulado tal cantidad de odio el personaje a lo largo de la película, que quiero destacar bajo mi punto de vista, el gran papel de Juan Diego, que quizá sobrepasado por el gran papel de los otros dos personajes, Paco “el bajo” y Azarías, quedó un poco más en segundo plano. Sin duda, se trató de una película con un reparto excepcional que meses más tarde, su éxito se vio premiada  en el festival de Cannes. Por supuesto la ovación al final de la sesión, fue una de las más largas que yo recuerdo en cualquier acto de los que he asistido, que más tarde se vería confirmado con el éxito de taquilla y con el recuerdo que hoy perdura, de una de las mejores películas del cine español de todos los tiempos.

  De su estancia en Alburquerque, Paco Rabal hizo buenas amistades que me consta, perduraron durante años, y digo que me consta porque alguna vez que tuvo la ocasión de volver por la zona, se pasó a visitar a la gente que había conocido en Alburquerque. A mi tía Felipa la llamaba de vez en cuando para ver como estaba y cada vez que pasó por el pueblo, la visitó.

 Diría el gran actor, que el personaje de Azarías,  parió su carrera como intérprete y retomando el hilo del principio del artículo, estaba inspirado en ese “hombre bueno” que fue Juan “el Barrunta”. Esa buena gente que da todo lo que tiene sin esperar nada a cambio, algo que extraña de tal manera en esta sociedad nuestra de hoy en día, que hasta parece que son de otro mundo, que son “marcianos” en este momento en el que las ambiciones y las vanidades de cada cual, tienen que imponerse sobre los demás porque si nó, “parece que uno es tonto”. Hay que aprovecharse de los demás, hay que ser más listos que los demás, hay que tener mejores cosas que los demás, hay que arrimarse aquí, allá, con tal de conseguir el provecho propio a costa de lo que sea, los valores han pasado a ser meras utopías. Yo también tengo a una de estas personas cercanas, mi tía Felipa, por eso creo que congeniaba tan bien con Juan “el Barrunta”. Son personas cuyas almas son como el de la milana, vuela libre, sin pensar en mal, a veces enfurruñadas en algún que otro gesto con alguien en concreto, pero seguro que ese alguien necesita algo de ella, no se lo va a pensar para hacer lo que haga falta, porque cuando se trata de dar o hacer un favor a quien sea, y se va a desvivir por ayudar.

  Y quiero terminar de glosar su recuerdo con la imágen que yo tengo de él desde que era “chiquinino” como decimos en el pueblo, siempre le recordaré llegando a la plazuela y subiendo por mi calle, montado en su mula y unos metros más atrás, su sobrino llevando siempre en sus manos una gran bicicleta en la que núnca le vimos montado los niños de la calle. Alguna vez tuvimos la tentación incluso, de espiarles para ver si el sobrino “del Barrunta” se montaba en la bicicleta, pero no llegamos a decubrir núnca “el gran misterio”.

  Para el final os dejo unas coplas improviadas que Paco Rabal dedica a Alburquerque en el pregón de las ferias del año 1.996

Luis Landero me lo pide e improviso de repente.

Tiene razón el paisano, tiene razón Alburquerque.

Una ciudad de prodigios, que se me quedó en la frente

y en el corazón hermano, para hoy y para siempre.

Quisiera como el Barruntas, ser vuestro santo inocente,

como la Felipa y Javi y Victoria, madre fuerte,

como Martín y Gabina, donde comía caliente,

y Ciriaco, el bar Castillo, el nombre que nunca muere.

Los alcaldes que pasaron mientras yo estuve ausente

y todos telefonearon a Madrid para volverme.

Si esta noche estoy aquí, alburquerqueños valientes,

y si me voy tan deprisa, sabed que duermo en el vientre

de este pueblo que parió, mi carrera como intérprete.

Salud para Mario Camus, a Delibes, a la gente,

que cuando iba hacia la finca, al amanecer de noviembre,

me paraba en la taberna a beber aguardiente.

Un recuerdo a los amigos que se fueron y me duelen

y a los que estamos, no falte ni la salud, ni la suerte.

Barruntas serás Barruntas y yo “Azarías” para siempre.

Gracias por haberme dado, razones que me sostienen.

A ver si vengo otro año a divertirme en Septiembre.

Y a decirle a Isabel Gemio, si vendrá el año que viene,

que aquí vendré a darle un beso, se peine como se peine.

  Descanse en paz pues, el espíritu de la milana bonita, que vuele libre al son de los tambores en el azul del cielo alburquerqueño y quede por siempre el alma de esa gente buena como ellos. Dale un abrazo al de la boína si te lo encuentras donde sea.

NOTICIA EN EL DIARIO “HOY”

 

Anuncios

21 pensamientos en “Ha muerto “Barrunta”

  1. Muy bonito Manolo, cuando leo estas cosas se me ponen los pelos de punta. como la de la posa del navajero, yo tambien recuerdo cuando fui en la estallesa, y de las Huertas a Valencia en el motocarro de Maneli, sintados un una silla para coger la estallesa de Magro que nos llevo a San Vicente y luego a Alburquerque, que tiempos aquellos hermano, que frio y por la mañana tenprano de noche, no se que hora seria, y cuando iva tu tia felipa con el burro al pozo para traer agua, tambien de tu abuela,y muchas cosas más que ahora no tengo tiempo. Un abrazo muy fuerte.

    Tu hermana Margari

  2. Precioso Manolon, como dice Margari emocionante, y tocas la fibra con tus palabras.
    Sabes que leo bastante pero todo lo que escribes me sigue sorprendiendo por lo emotivo y cercano.

    Gracias y sigue adelante.
    tu amigo y compañero NINO

  3. No lo sabía,siempre lo recuerdo con la bicicleta, de cabrestro… nunca lo ví montar en ella.
    Recuerdo uan tarde , que estadno yo en el colegio de las monjas con la Hermana María,en clases de mecanogrfía, llegó él y entró… buscaba a la Hermana.Pero al ver los pájaros disecadose que allí habia de adorno, se asustó y lloraba como un niño pequeño.
    Yo era una cría 10-11 años y nunca olvidaré su llanto, porque los pájaros estaban muertos.

  4. No tengo palabras precioso Manolo nunca te hago ningún comentario pues ya sabes que lo mio es mas el teléfono pero hoy me voy a esforzar, me has hecho emocionarme como otras veces cuando leo muchas cosas de las que escribes que me tocan tan de cerca como a tí.Si no recuerdo mal creo que el cine en el que se estrenó la película fue el Coliseum en Gran Vía, pero ya sabes que el gen “memoria Méndez” en mí falla un poquito. Besos y sigue así cada día me sorprendes mas, para bien porsupuesto. Te queremos.

  5. Manolo me ha encantado tu escrito ,hace dias que tu tia Felipa me lo dijo y como he estado sin pc no había podido leerlo ..me ha emocionado y yo tambien recuerdo a los dos por la carretera caminando de cabresto con el mulo (creo que era ) y el sobrino de cabresto con la bici ….
    Hay tantas personas que por su poca notoriedad y humildad son personajes ..y tanto personaje que debido a querer serlo sin escrúpulos quedan solo en eso …personajillos …..

    Besos ….

  6. Muy bonito Manolo; soy Javi, uno de los “sobrinos de Felipa” de Badajoz, como ella nos honra en llamarnos. Justo por aquellas fechas tuvimos la suerte de conocer a tu tía; va para 24 años. Éramos una pandilla de veinteañeros (Pedro, Gerardo, Güito y yo), aficionados al campo y teníamos que hacer una especie de guía natural de la zona, por encargo de no se quién, para un aula de naturaleza en Alburquerque (que luego no se creó). Ya conocíamos bien Azagala, la finca del Marqués, Alpotreque, etc, pues habíamos acampado muchas veces durante esas primaveras grandiosas, cuando íbamos para ver pájaros, o en los otoños, para ver y oír la berrea de los ciervos. También tenemos un blog, en el que contamos todas esas cosas (principalmente en las primeras entradas): http://bedoyarium.blogspot.com/
    Conocer a Felipa nos abrió muchas puertas, con ella fuimos a casas y fincas, conocimos rincones preciosos, personas curiosas, historias y aventuras; hicimos muchas excursiones y comidas camperas. Así poco a poco se fue labrando una amistad sincera y desinteresada, intergeneracional y para nosotros muy enriquecedora.
    Tu tía Felipa es de esas pocas personas que tienen algo especial, otros dirían ángel; cuánta bondad, cuánta generosidad, cuánto cariño hacia los que le rodean, cuánta gracia, cuánto buen humor, cuánto interés por las cosas de su pueblo. Es una persona libre, independiente, pero pertenece a mucha, muchísima gente; todos quienes tienen la suerte de cruzarse en su camino, se llevan para siempre un trozo de ella.

  7. Gracias a todos por vuestros comentarios. Felipa, esta si que merece un día un buen artículo sobre ella. Se que no le gusta nada tener notoriedad, pero pienso que a lo mejor con un poquito de aquí, un poquito de allá y con algun pequeño relato que me podeis enviar algunos de los que la habéis tratado podríamos entre todos dedicarle un pequeño post para dedicarselo. Así que desde aquí os emplazo a quienes quieran escribir alguna pequeña acontecida con ella, algun relato o unas palabras para dedicarle, a que me las envieis por correo electronico, en el apartado de contacto viene en la parte derecha y yo publicaré ese post que podemos construir entre todos.
    Os espero. ¡Ah!, yo pongo las fotos.

  8. Hola Manolo.
    Deacuerdo con hacerle un post a Felipa, yo poco puedo aportarte, pero seguro que hay gente que te ayudara y
    mucho.
    Sigo leyendo todas tus historia, aunque algunas veces no te diga nada es por falta de tiempo. Un besito muy fuerte.

  9. Al amigo Manolo: Ha travès tuyo mi màs sentido pèsame al
    amigo Juan (Barrunta), aunque un poco tarde.Me dirè que yo no te recuerdo, pero tu a mi seguro que si, te dirè que era el hijo hijo del Sr. Manolo del Bar ¨LA FERROVIARIA¨ tambien estuve de Bateria en La Orquesta. SANTA CECILIA
    con Julian Cano, Pepe Lima, que en Paz descanse, el hijo de D. Jacinto Pola y Varela. Te dirè que pese a los años, hoy he visto en Internet èstas lineas, y me dije voy a ver si con un poco de suerte te llegan estas letras. Estuve màs de veinte años que no valtè si un solo mes de Agosto de vacaciones. cuando nos juntabamos a asociaciòn de Emigrante de Alburquerque.(que tiempos aquellos) Hoy taria algo bueno, por pasar unos dias en nuestro pueblo, de verdad que no nos olvidamos. Recibe un abrazo,

    Eulalio Garrido

  10. Gracias Eulalio, seguramente a mi no me conocerás pero sin duda a mi familia si. Yo soy hijo de Paula “la herradora” y sobrino de Felipa “la de las fotos” o “la del colegio”. Me alegra que hayas leído este blog que espero que os guste y mas todavía a aquellos que por uno u otros motivos no vivimos en nuestro pueblo. Gracias otra vez por visitar mi blog.

  11. Gracias por lo escrito manolo, no soy extremeño si no andaluz, no soy pacense si no granadino pero he aterrizado por tu blog pq me gusta ALBURQUERQUE y LOS SANTOS INOCENTES (tanto por la puesta en escena como por la interpretación de esos desconocidos ACTORES). Seguro que anden donde anden EL SR. BARRUNTAS (pq seguro que era y será allí donde esté un señor en mayúscula) y el SR. PACO darán claro ejemplo de los valores perdidos de esta sociedad.

    Saludos a todos lso alburquerqueños

    Pd. Que agradable es pasar por tegamar y tomarse una cerveza fresca en esas noches calidas de verano.

    • Tegamar ya no existe. Ahí se quedaron encerrados tantos sueños de juventud de varias generaciones de alburquerqueños como en tantas otras salas que han desaparecido y con ellas se difuminó también la juventud de cada contemporáneo que pasó por ellas. De todas maneras lo que si no cambiará son las agradables noches de verano. En Alburquerque las noches son bastante más suaves que en el resto de la provincia. Gracias por visitar el blog y dejar tu comentario, no se prodiga mucho la gente haciendo comentarios, no, pero si los blog se alimentan bastante de ellos porque hace que el administrador se esmere por actualizarlos con frecuencia, que es lo importante. Muchas gracias.

  12. muchas gracias manolo por tus escritos; estaba buscando informacion de la peli por la muerte de delibes y he encontrado en tu bloq las mejores noticias de esta impresionante pelicula rodada en alburquerque; veo que ya no existe tegamar, pero si existis tu entrañable tia felipa, tu mismo, tu pueblo, quiza el bar castillo y posiblemente el cortijo en donde se rodo la pelicula; tengo mucho interes en recordarlos de cerca y cuando tenga la ocasion, alli estare; han pasado muchos años, pero parece que fue ayer; merece la pena conocer gentes como sois vosotros; animo y a seguir asi; enhorabuena por tu trabajo; soy de orihuela y aqui hemos tenido un magnifico poeta, miguel hernandez, que por las miserias de la epoca, nunca se le valoro lo suficiente; las cosas han cambiado, a dios gracias, y la justicia pone a cada quien en su sitio; un abrazo para ti y para tus entusiastas lectores

    • Gracias Antonio por dejar tu comentario en el blog. Como bien dice algún widget de los que se suelen poner pero que yo no lo hago porque es “mu grande”, los blogs se alimentan de comentarios. Es lo que hace al autor reactivarse y mantenerlos vivos. Desgraciadamente la mayoría acaban sucumbiendo por inanición. En cuanto leí tu comentario se me ocurrió escribir un post al respecto, pero he dejado pasar unos días y lo haré mas generalista y escribiré sobre la misma vida. Sobre algo que creo que a mas de uno o una se nos ha pasado por la cabeza sobre todo cuando asistimos a la marcha de aquellos que siempre han estado a nuestro lado. Sobre la perdida de su presencia física y como tan solo queda el recuerdo en la mente de sus contemporáneos pero que sin duda se irá también cuando nos vallamos yendo todos. Lo titularé con una frase típica de Alburquerque. Allí la gente mayor al hablar suelen decir “dir” en vez de ir, por lo que es normal que oigas a alguien decir: “Me voy a dir”. Por eso titularé el artículo de esta manera: “Se nos van diendo”. En breves días cuando recabe las fotografías apropiadas para el mismo, lo publicaré. Por cierto, gran poeta tu paisano al que al menos yo, empecé a conocer gracias a las canciones de Joan Manuel Serrat.

  13. MUCHISIMAS GRACIAS, MANU, POR TU PRONTA Y ANHELADA RESPUESTA; CONOCI ESA MARAVILLOSA Y BENDITA TIERRA, EXTREMADURA, EN MI VIAJE DE FIN DE ESTUDIOS, ALLA POR EL AÑO 1974; QUEDE TAN PRENDADO DE ELLA QUE VOLVI A VISITARLA EN TRES OCASIONES MAS Y ESTO NO VA A QUEDAR AHI; LA MUY NOBLE ANTIGUA Y LEAL EMERITA AUGUSTA, ENCANTADORA; CACERES NOCTURNA; PLASENCIA MONUMENTAL; GUADALUPE,OLIVENZA Y CORIA ARTISTICAS; VALENCIA DE ALCANTARA, GRANDIOSA; TRUJILLO Y MEDELLIN CONQUISTADORAS Y COMO NO, ALBURQUERQUE, CIUDAD DE PRODIJIOS Y DE GENTE EXCELENTE COMO SOIS VOSOTROS QUE FORMAIS YA PARTE DE NUESTROS SENTIMIENTOS; TODAVIA LATE EN NUESTRA MEMORIA EL CORAZON DE JUAN “BARRUNTA” QUIEN PRESTARA SU CORAZON Y SUS BUENAS MANERAS AL “ALUMNO RABAL” CONVIRTIENDO DESDE ENTONCES AL AGUILEÑO EN EL “MAESTRO DEL CINE” ¡QUE BUENISIMA PERSONA BARRUNTA! Y ¡QUE BUEN ACTOR RABAL! ASI SOIS LOS ALBURQUERQUEÑOS DE NOBLES PORQUE DAIS GRATIS LO QUE TENEIS Y LO QUE SABEIS; MIL Y MILLONES DE GRACIAS; HE INVESTIGADO Y PARECE SER QUE TODAVIA EXISTE EL BAR CASTILLO, PERO, Y EL CORTIJO EN DONDE SE RODO LA PELI ¿EXISTE TODAVIA? ¿RECUERDAS SU NOMBRE? TODOS ESPERAMOS ANSIOSAMENTE ESE ARTICULO TUYO SOBRE “LA TIA FELIPA” DE LA QUE TODOS QUEREMOS SER SUS SOBRINOS POR LAS EXTRAORDINARIAS CUALIDADES QUE POSEE Y SU FIRME DECISION DE HACER EL BIEN A LOS DEMAS; BUENO, UN ABRAZO PARA TI Y PARA TODOS LOS ALBURQUERQUEÑOS Y ENTUSIASTAS LECTORES; TONY

  14. Despues de leer se amontonan en mi mente tantos recuerdos de mi niñez, cuando iba de vacaiones navideñas a mi Alburquerque. El olor de la lumbre de leña de olivo y retama con mi abuelo en la huerta Romero, la matanza, el lagar donde llevabamos las aceitunas del huerto de Oni, las colas en el cine de la Torre, los miñuelos como deciamos de chiquinino, las mañanas cuando ibamos a por esparrago a la calleja de Carrion con Goyo, los juegos en el Reuto con los Sandovales, mis primos meño, Juli, Juan, Angel sietecabezas, tantos y tantos recuerdos que son bonitos y ahora disfruto con su recuerdo.

    • Desde luego si hay algo que nos ha quedado a los que hemos ido en invierno a Alburquerque, es ese olor a lumbre y ese ambiente de las matanzas con los cochinos gritando en la madrugá. El Reuto como tú dices ha sido el lugar de juego de varias generaciones de alburquerqueños, yo todavía lo conocí con sus charcos que convertíamos en pozas o pantanos, tal vez influidos por el “NODO” de la época. Hoy en día está totalmente atiborrado de coches y sin duda da la sensación de que es mucho más chiquinino que antes. Yo tampoco olvido mi niñez en Alburquerque, es algo que agradeceré siempre, haber tenido pueblo como dicen en Madrid.

  15. HOLA, MANU: TODOS ESPERAMOS CON MUCHAS GANAS TU ARTICULO SOBRE ” LA TIA FELIPA”, QUE SE LO MERECE Y ENTIENDO QUE ESTES PREPARANDOLO CON MUCHO MIMO Y ESMERO. RECIBE UN SALUDO ENTRAÑABLE DE UN ORIOLANO SIMPATIZANTE DE EXTREMADURA PARA TI Y PARA TODOS TUS EXCELENTES LECTORES ALBURQUERQUEÑOS

  16. Hola Manu, me ha encantado la entrada. Soy de Madrid pero mi padre de San Vicente de Alcántara, y he llegado a tu blog de la forma más curiosa. Estaba comentando en un grupo de allí de facebook sobre la película y el libro “Los Santos Inocentes”, que es el único en mi vida que he leído seguido dos veces, lo considero una obra maestra, y al preguntar sobre anécdotas a las gentes de Alburquerque, una señora me ha hablado de que ella elaboraba las comidas para los actores en “Tegamar”, y esa fue la palabra de búsqueda por la que aparecí aquí 🙂

    Increibles todos los detalles que cuentas en la entrada, muy emotivos, tanto los de Paco Rabal como del señor Juan “El Barrunta”. Qué gran corazón.
    Qué bonito lo de acudir al estreno en La Gran Vía, todos tus recuerdos y esas coplas improvisadas de “Azarías” dando el pregón. Me quito el sombrero (mejor la boina) para rendir homenaje a estas personas buenas que te reconcilian con el mundo.

    Un saludo cordial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s