MONOCIEGO Y EL MUCHACHO VAGABUNDO


Después de la guerra había unos muchachos que iban por ahí en busca de amo con un saco y una manta para hacer noche donde les cogiera. Un muchacho de estos llegó a un cortijo una tarde-noche y pidió para quedarse allí. Había un un hombre viejo, que era tuerto de un ojo, y ya por la noche cuando se sentaron en la cocina a la lumbre, el hombre vio que tenía una buena cocina, unos chorizos, un gato, ya al lado de la cocina una habitación que era donde se acostaba él. El muchacho se hacía una cama allí en la cocina con un saco de paja. Entonces el muchacho dijo:

-¿Y usted cómo se llama?

-Yo me llamo Monociego.

-¡Que buena lumbrita tiene usted!

-Eso no se llama lumbre, se llama luminancia.

-Vaya, pues allí en mi tierra…

Esos muchachos tenían mucha tierra corrida y estaba muy picardeados. Vio pasar el gato y dijo:

-¡Que gato más bonito tiene usted!

-No, eso no se llama gato; eso se llama rabichote.

El muchacho miró los asientos, unos asientos de corcho que en portugués se llama tropeços.

-¿Y esto asientos? Estos son unos buenos asientos que tiene usted.

-No, estos no se llaman asientos, se llaman morundangos.

-Jo, pues tiene usted una buena cañizá de chorizos.

-Esos no son chorizos, son unos santos. ¿No ves que hay que verlos mirando para arriba?

-¿Y esa cama que tiene usted ahí es donde se acuesta usted?

-Si, pero eso no se llama cama, eso se llama los brazos de a Constancia.

-¿Como que eso no se llama…? Bueno, voy a beber un vaso de agua.

-Eso no se llama agua, hombre, eso se llama superior abundancia.

Después de acostarse, el muchacho, allá por la madrugada, empezó a meter chorizos en el saco. Amontonó en la puerta del viejo todos los asientos. Regó el gato con petroleo del quinqué y le prendió fuego y a la puerta le gritó: “Levántate Monociego, de tus brazos de a Constancia y verás el rabichote cargado de luminancia y si presto le acudes con superior de abundancia cuidado con los morundangos que los santos van de marcha.

Manuel Mintiriñas (Alburquerque)

* Extraído de los cuentos populares arrayanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s