Cuentos y poesía en Alburquerque (Cap.1)


La puerta de Valencia se convirtió sin duda en el lugar más apreciado por la mayoría de los narradores para contar sus cuentos.             Como  ya  he  escrito anteriormente en este medio sobre los preámbulos y preparativos del evento, no voy a volver a reiterarme en lo mismo y paso directamente a describir los que fue en sí el improvisado encuentro de narradores y poetas en Alburquerque.

Antes de nada y para empezar esta crónica, vaya por delante desde aquí mi más sincero agradecimiento a Manuel Casquero (Choya) que ha colaborado con nosotros desinteresadamente ofreciendo una casa de su propiedad para que en ella pudieran alojarse los diferentes narradores y narradoras durante los días que han estado en Alburquerque.

A principio de la semana viajé hasta Alburquerque y previamente habíamos hecho las gestiones entre Mariola, Plata y yo por teléfono pues desde mi última estancia a mediados de junio no había vuelto por allí. Cartelillos publicitarios hechos a modo particular e impresos a color, porque he de decir que para realizar todo esto no hemos recibibo un solo euro de ninguna fuente, por lo que esta convocatoria es del todo particular recibiendo de las instituciones el apoyo en cuanto a infraestructura como la decoración de la puerta y la referencia al evento dentro de la programación oficial del XVI Festival Medieval de Alburquerque. Una vez en el pueblo me dediqué a repartir los cartelillos por los diferentes lugares que creímos oportuno y a ir ultimando preparativos. Te encuentras también con cambios de última hora como algún local programado en principio que no iba a ser gestionado por las personas con las que habíamos hablado y que por tanto no se contaba con él, así como la programación de las contadas que variaba en función de l@s participantes que en principio figuraban en cartel pero que por un motivo u otro no iban a poder asistir y también otra gente que no estaban inscritas al cierre del cartel y que habían decidido venir.

Así pues, llegó el miércoles en la que habría de recoger en la estación de autobuses a la primera narradora que llegaba desde Santander en un largo viaje desde tierras cántabras en autobus hasta Badajoz y luego hasta Alburquerque. Allí nos encontramos con Silvia, una sonriente chica que en cuanto la ves te hace llegar ese halo de buena persona que de natural tiene alguna gente y que te hace sentir que con ell@s todo va a ir bien. Digo esto porque Silvia tan solo fue la punta de lanza de la avanzadilla de la buena gente que estaba por llegar. Yo personalmente no conocía a ninguno, si Mariola que había tenido ya anteriores contactos con muchos de ellos en otras reuniones o festivales a los que había asistido. Esa misma noche ya con Mariola estuvimos intentendo cuadrar lo mejor posible la distribución de las contadas para que mas o menos todos los contadores o contadoras tuvieran el mismo número de sesiones fijas en los espacios disponibles.El corral de los cuentos en lo que se pretendía fuera el epicentro de las actividades A lo largo del jueves fueron llegando otros entre los que se encontraban Alberto Sebastián que también procedía de Santander, Valia Percik, una argentina afincada en Salamanca y que realizó toda una proeza y quiero llamarla así porque la entiendo perfectamente, de llegar de Salamanca esa misma tarde-noche, contar unos cuentos en el corral y seguidamente y tras tomar un buen café, partir hacia Valencia “de el Cid” que es como llamamos nosotros en Alburquerque a la Valencia de Levante ante la cercanía de Valencia de Alcántara. También llegó procendente de Madrid Cris Purrusalda que no estaba prevista su presencia, de La Codosera llegaron Carmen Ibarlucea (Ipe), una chilena afincada en esta población cercana a Alburquerque, quien junto a su esposo Juan Carlos hicieron de anfitriones de Roberto Mezquita  cuentacuentos vasco afincado en Madrid que viajó acompañado de Pepa, su pareja y muy simpática por cierto. Juntos en compañía de Mariola del Pozo nos encontramos ya entrada la noche en el “corral de los cuentos” para abrir la primera sesión de este improvisado encuentro de narradores y poetas que se llevaba a cabo de forma paralela a los actos del festival medieval.

Transcurrió la noche, contamos unos cuantos cuentos, se juntó gente a escuchar, otros no tanto, algunos problemillas con el sonido de ambiente de la calle que era un auténtico incordio para la labor de narrar (a este problema no se le puso solución en todo el festival a pesar de las reiteradas gestiones para que se suprimiera por lo menos el sonido de ese altavoz) y entre unas cosas y otras pasó la noche y nos fuimos a descansar.

En la mañana del viernes el calor apretó con fuerza por las calles de Alburquerque y con temperaturas de 40º es practicamente imposible andar por las calles. Un pequeño imprevisto me tuvo ocupada esa mañana y no pude estar por las calles por lo que poco puedo escribir de ello. Ya por la tarde vino la primera gran sensación del encuentro con la primera sesión en la puerta de Valencia. Había estado preparando el escenario, colocando las pacas de paja, atando las cortinas que continuamente eran desatadas por el viento y echando unas hojas de hiedra en el suelo para darle un toque de cuento, además de procurar una valla para cerrar el paso en su parte inferior e impedir el paso de personas por este punto ya que es una puerta de acceso a la zona de intramuros. Actuaban esa tarde en la puerta: Carmen Ibarlucea, Roberto Mezquita y Cris Purrusalda, por lo que todo estaba dispuesto para la ocasión y poco a poco el recinto empezó a poblarse de gente que fueron cogiendo sitio en el interior de la misma ya que dentro la temperatura era muy agradable pues a esa hora se encuentra totalmente a la sombra y en el momento de presentarse los narradores ya se encontraba lleno en su totalidad y con público por la parte exterior asistiendo incluso de pie a la sesión.Un momento de la sesión en la puerta de Valencia durante la tarde del viernes Hubo un momento en que alguno de los narradores comentó incluso a público que si ellos no se levantaban, podían seguir allí contando y contando sin parar, pero el caso es que tras una hora y media de sesión, esta se dio por finalizada puesto que había otros actos como el concierto que habían empezado ya, y además media hora más tarde contarían en el mesón “Sefardí” Silvia y Alberto Sebastián.

De Madrid llegó también Elena Chiara que tras un pequeño percance con su vehículo que la dejó tirada a unos quince kilómetros antes de llegar a Alburquerque, todavía le dio tiempo para contar algún cuento en el corral. También llego procedente de Cáceres Patxi que contaría algún que otro cuento en el corral y luego ilustraría la contada de Alberto Sebastián y Juanan en la que sería la última sesión del día.

Posteriormente llegó el momento de las cenas en las calles y como cada año me dirigí a cenar con los vecinos de mi calle  pasando a contar un par de cuentos a la cena de la Alameda para volver a encontrarme con ellos ya en la sesión de última hora que se llevaría a cabo en la taberna “La Angarilla”, uno de los sitios para nosotros como llamaríamos favoritos, no en vano tanto Mariola como yo hemos contado varias veces allí.

Para este sitio y con el fin de que pasen por este lugar el mayor número de narradores diferentes ya que en parte es nuestra intención dotar a este lugar de por lo menos una cierta solera en el ámbito de los cuentos y que mejor manera que hacer pasar por allí a cuantos más narradores mejor. Programamos para ello a Alberto Sebastián y a Juanan cuentacuentos que había llegado ese mismo día desde Tarrasa en la provincia de Barcelona. Había oído contar anteriormente a Alberto pero no a Juanan y tengo que decir y esto es a modo particular que realmente envidio de una manera sana esa voz profunda que tiene. Él comenta en algún lugar de la red pero del cual no recuerdo su nombre, que tiene esa voz y no es enterrador, pero yo ahora mismo y pensando sobre la marcha si le imaginaría en el papel de ese personaje clásico de las pelis “far west” que está al final del poblado en el que se va a celebrar un duelo con su levita y su chistera, la cinta métrica en la mano para tomar las medidas al futuro finado. Vuelvo al hilo que se me va la olla y a lo que estábamos, a la última sesión de la noche en cá Maripili sitio este donde nos gusta cerrar. Contaron como ya digo ellos dos y además Román Tarriño, el hijo de Mariola que es parte de la cantera de los cuentacuentos de Alburquerque.Román Tarriño con "el peo de doña Paca" en su intervención en "La Angarilla"

Al final de la noche recibí la llamada de Laura Peiskol, compañera mía del grupo “La Trupé cuentacuentos” que acababa de llegar a Alburquerque y había aparcado por la zona de la Alameda, por lo que nos dirigimos a buscarles para subir con ellos a tomar una cerveza por la zona de los mesones en la villa adentro. Al cabo de un rato les acompañamos a la casa donde se encontraban ya otros narradores y narradoras y allí nos echamos unas risas recordando algunas de las anécdotas ocurridas durante ese día y medio que llevábamos de actividad. Por supuesto la mayoría de ellas protagonizadas por un mismo personaje: Mariola con “sus cosas”, con sus rebautizamiento si se puede decir esta palabra, pues a cada uno nos llamaba una vez de un nombre, otra vez de otro. Al final hubo consenso entre todos los presentes para definir todas estas situaciones con un mismo nombre: “Marioladas”, ella es así…

Y de los aconteceres del sábado, pues ya os cuento en otro capítulo, que este ya suena a ladrillo, por lo que si vuestras mercedes tienen a bien esperar y no a mucho demorar les seguiré contando en breve…(*)

(*) Al final del segundo capítulo publicaré una galería fotográfica de la que ya se puede obtener un adelanto en mi “facebook” que puedes encontrar en la barra lateral.         ¡Cucha, si está ahí!—————————————————>

 

Anuncios

6 pensamientos en “Cuentos y poesía en Alburquerque (Cap.1)

  1. Me encanta, me encanta y me encanta. Gracias por esas palabras tan bonitas que me dedicas. De verdad, que yo relataría nuestro encuentro con las mismas palabras referidas a tí. Buena gente, esa es mi definición para la gente mágica que he conocido en Alburquerque.
    Me muero por leer la segunda parte….
    Silvia Clérigo

  2. Gracias Manu, por el diario de viaje del Encuentro, que bueno recordarlo y que maravillosa sorpresa ha sido poder compartir con gente tan especial, estos días, que me han hecho recuperar el cuento y la ilusión. Es estupendo compartir la emoción por los cuentos.
    Nos vemos pronto
    besos
    Cris Purrusalda

  3. Hola Manu, gracias por tantos detalles y anécdotas de entrebastidores.

    Espero que el próximo años repitamos la experiencia, con un poquito más de organización (sin excedernos para que no pierda la magia ;-D) y sin sobrecargaros de tareas administrativas.

    ¿Has vito el blog de Patxi? Ha colgado allí tres de los dibujos que hizo en la sesión de “La Angarilla”, muy chulas.

    Un abrazo cercano,
    Ipe

    PS: espero veros el 25/09… lo tengo en la agenda, ok.

  4. Hola hno. Eres único, espero poder verte y oirte la proxima vez que esté en el pueblo, os deseo todo lo mejor
    para ese grupo tan fantastico que sois.

    Un abrazo y un besazo muy fuerte. Marga

  5. Manu,senti no poder estar en nuestro querido pueblo,lo hubieramos pasado en grande! .. una de aguardiente con churros!! Marchandoooooo.Por cierto.recibistes Sol de Raya?Te lo mande enca Felipa.Un abrazo.Viva Alburquerque Vivo!.

    • “Y por la tarde camino Carrión: cantimplora plástico de agüita de Lurdes llena de “soberano”, pa merendá unos polvorones de Estepa, 30 de julio de un verano caluroso, y tira pálante…” Gracias por tu libro, me llegó justo el día que aparecí por Alburquerque. No me ha dado tiempo a leerlo todavía pero en cuanto que me normalice, es decir la semana que viene, seguramente me pondré con él. Lo pasamos en grande y con “caló” que este año pegó de lo lindo. ¡Viva Alburquerque Vivo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s