Encuentro de narradores en Alburquerque


El fin de semana en lo personal se presentaba complicado y ya de entrada no pude personarme en Alburquerque el viernes por la tarde como en principio era mi intención. La convocatoria para este II Encuentro de Narradores del Poniente se había fraguado desde el verano para que se llevara a cabo en Casar de Cáceres y así se mantuvo durante casi dos meses con el lugar concertado que iba a ser “La Nave del Duende”, un espacio escénico de gran calidad con el que cuenta la Junta de Extremadura en esta población y que tiene cedido para su explotación a la compañía “Karlik Teatro”.

El caso es que debido a la mala gestión de la persona o personas encargadas de organizar el evento en Casar de Cáceres, o por el escaso interés de los gestores del espacio en el encuentro de narradores o por culpa de alguien que así tiene que ser, el caso es que a dos semanas de celebrarse el encuentro para el que como ya digo se tenían las fechas reservadas con muchísima antelación, se nos hace saber que la conocida como “Nave del Duende” estaba ocupada para no se qué evento o convención que se celebraba en esas fechas. Imagino “la cara de haba” que se le puede quedar a  las personas que se están encargando de coordinar el encuentro cuando de repente alguien te dice que lo que tenías confirmado, ya no lo tienes. En resumidas palabras: “Que te busques la vida” como sea y donde sea y ahí te quedas, con cara de pánfilo o pánfila porque a alguien se le olvidó llamar, comunicar o reservar unas fechas en un calendario, y quiero pensar esto antes de que otro evento cultural o social le sea más interesante a la Administración que una simple “Reunión de cuentacuentos”…

Pero si de algo anda sobrada una persona que se dedica a contar cuentos, es de imaginación. De imaginación y recursos para poder improvisar una respuesta adecuada en el momento adecuado para solventar ese momento de apuro que “el pequeño boicoteador de contada” te puede poner con una pregunta que a cualquier persona puede dejar sin respuesta y tirando de imaginación improvisas la solución más oportuna que no será otra que llevártelo a tu terreno y hacerle formar parte de esa historia. Así pues en este caso las organizadoras Mariola del Pozo y Carmen Ibarlucea, tiraron de recursos y no cayeron en el desánimo y rápidamente se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Alburquerque del que enseguida recibieron una respuesta de colaboración. Aquí tengo que hacer un inciso en cuanto a opinión personal y quiero poner de manifiesto que en cuanto a eventos culturales se refiere, el ayuntamiento de mi pueblo siempre ha sido gran promotor y de ello dan fé la cantidad de actos que se llevan a cabo en una población de casi 6.000 habitantes que sería la envidia de cualquier gran población de Extremadura y también de España. Por ello se concertó una sesión de cuentos dirigida a público familiar que llevaría a cabo en la Casa de Cultura “Luis Landero” durante la mañana del Sábado y por el que la organización recibiría una ayuda para sufragar los gastos de comida de los narradores y narradoras participantes. Además se brindo la oportunidad de hacer uso de “Los chozos de los Cantos”, un espacio que gestiona el  “Colectivo CALA” para llevar a cabo cursos y talleres orientados a la juventud y que consta de varios chozos con literas alrededor de una nave para talleres y actos colectivos que se encuentran en el corazón de los baldíos alburquerqueños, en la finca de “Los Cantos”. Vaya por tanto nuestro agradecimiento a este colectivo por su disposición para con el encuentro.

A primera hora de la mañana del sábado me desplacé de Madrid a Alburquerque. Era una mañana gris y de niebla, de esos días de noviembre con esa humedad tan característica que riega los campos sin llover. Para empezar mientras hacía a l@s participantes en los chozos, ya que tenía previsto llegar para la sesión de la Casa de Cultura, pero cual no fue mi sorpresa que al llamar por teléfono a Mariola, esta me dice que están todas durmiendo en casa de su madre porque la noche anterior con la niebla no han sido capaces de encontrar los referidos chozos en medio de la dehesa… “Marioladas” que una vez más hacían que un encuentro de cuenter@s fuera “normal”, con las cosas de Mariola…

Allí mismo nos encontramos y nos dirigimos a la Casa de Cultura con la sorpresa nada más llegar de que no había absolutamente nada de público. Con la mañana que estaba cayendo sobre Alburquerque era de lo más normal porque además de frío, niebla de esa tan típica para quienes conozcan Alburquerque en otoño o invierno.

Pero poco a poco empezó a llegar gente. Padres y madres acompañando a sus hijos que se fueron acomodando en el confortable salón teatro del centro cultural del que tengo que decir que en opinión de todos quienes participamos en la contada es un auténtico lujo de escenario en cuanto a escenografía y sonoridad. No había tenido la oportunidad en todo este tiempo que la Casa de la Cultura lleva abierta de ver ninguno de los diferentes actos que en ella se llevan a cabo, por lo que no me había hecho a la idea ni mucho menos de tener la oportunidad de pisar las tablas de su escenario y decir por tanto que fue de un especial disfrute.

Llevamos a cabo una sesión compartida de cuentos para la cual cada cual se preparó un cuento para ofrecere a nuestro respetable que al final se congregó en buen número y creo que disfrutaron de una velada agradable, pequeños y mayores, pero seguro que no tanto como nosotros de disfrutar de ellos en un estupendo marco. Así transcurrió la mañana y a mediodía nos juntamos a comer en un lugar casi desconocido para nosotros, “La Angarilla”… Ni que decir tiene que quien haya leído otros artículos publicados en este blog, sabrá enseguida por qué lo digo. Y una vez hecha la correspondiente sobremesa, se continuó con la jornada de la tarde. En esos momentos y por motivos familiares tuve que ausentarme de la reunión para viajar hasta la capital pacense, por lo que no fui testigo de lo debatido en esa jornada, si bien al regresar a los chozos estuvimos hablando de lo tratado en mi ausencia. Nos dimos cita en el encuentro que no lo he mencionado con anterioridad, Mariola del Pozo, Pepa Miranda, Carmen Ibarlucea, Cristina Purrusalda y este que suscribe, Manu Alburquerque. Como se ve, se podría considerar un miniencuentro y además muy localizado en lo que podríamos denominar más bien como encuentro de narradores de Extremadura porque de otras zonas no asistió nadie. Es cierto que los cambios originan trastornos, pero se ofrecen soluciones como buscar otro sitio donde realizar el encuentro, pues sinceramente lo más fácil habría sido suspender, pero las agendas siempre están condicionadas y es díficil cuadrarlas por lo que suspender habría sido posponer en el tiempo hasta buscar otras fechas que igualmente volvería a tener las mismas complicaciones de programación.  Por el trabajo que conlleva organizar, quiero expresar desde aquí mi agradecimiento a la organización por su dedicación a la dura labor que es organizar y especialmente por haber resuelto los requiebros con desenvoltura. Y los reproches pues allá cada uno sabrá para si mismo si podrían haber hecho algún esfuerzo más por asistir o nó, pero eso lo dejo para cada cual.

El sábado por la noche tuvimos cena, un ratito con amigos y a los chozos para continuar en la mañana del domingo con la jornada de analisis de los puntos tratados y la conclusión final del encuentro. Entre otros se trataron temas como establecer un encuentro anual de narradores del poniente donde haya una parte formativa estable del tipo taller pero no dirigido por tutor o tutura, sino más bien un espacio para compartir críticas constructivas desde la cooperación y no desde la competencia. Crear una asociación legalizada de amigos de los cuentos que pueda solicitar subvenciones para realizar eventos que ayuden a difundir el valor cultural de los mismos. Que dicha asociación sea quien se encargue en continuar con la reunión internacional de narradores y poetas que se inició coincidiendo con el XVI Festival Medieval de Alburquerque durante el pasado verano. Crear una cooperativa de trabajo asociado en Extremadura que ayude a gestionar nuestras obligaciones con el Estado. Participar en eventos que se organicen sobre todo en Extremadura como la próxima participación en “La madeja de los cuentos” del festival “Extremacuentos” con una idea original de la Asociación Aldaba donde está Pepa Miranda. Se trató también sobre el funcionamiento de otras asociaciones de narradores como la recientemente creada en Madrid “MANO” de la que Cris Purrusalda ha sido secretaria. Sobre la pretendida “APNOE”, nadie de l@s que estábamos allí cumplía los requisitos para formar parte de la misma, por lo que tampoco le dedicamos mucho tiempo.

A mediodía nos despedimos y cada un@ regresó a sus actividades cotidianas, yo personalmente regresé a Madrid para regresar al día siguiente al pueblo de donde había partido por un hecho luctuoso. La vida sigue, los cuentos y recuentos están ahí esperando a que cada día le vayas echando carbón para que no se pare la hoguera de este arte que todos los que estuvimos en Alburquerque nos une, el arte de contar cuentos.

Anuncios

3 pensamientos en “Encuentro de narradores en Alburquerque

  1. Pingback: Sobre el encuentro de Alburquerque « narradoresdelponiente

    • Gracias Ipe, para mi fue otro placer conocerte más a fondo. Siento decirte que falleció mi tía Eulalia, de la que te conté un poco de su vida. La vida sigue pero su recuerdo siempre permanecerá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s