¡Hair!


Ha llegado a mis manos en los últimos días un nuevo ejemplar de “Azagala” con nuevos artículos como siempre y de los que últimamente llevo un tiempo sin remitir a la misma. Para un alburquerqueño que vive fuera del pueblo, esta publicación al igual que ha sido y es “La Glorieta” en años pasados, es una fuente que nos proporciona noticias más o menos buenas, pero en definitiva lo que cuenta son las novedades que por ausencia no nos enteraríamos al vivir fuera de allí. Por tanto te sueles enterar de las necrológicas, de las festivas, de las políticas, de las sociales y de otras que unas más que otras te pueden conmover o hacer pensar. A la vez muchas de estas noticias se ven refrendadas muchas veces por su presencia en los medios de comunicación regional que uno sigue a veces o también últimamente por la presencia de las mismas en las diferentes redes sociales que inundan internet.

Como ya sabéis desde hace tiempo, este que suscribe es digamos un tanto aficionado a los medios que proporciona la red. Tanto en el blog que tenéis a vuestra disposición siempre para leer lo que en él se publica y además os invito también a participar en el mismo en forma de comentarios que podéis hacer a los diferentes artículos que publico. Y otra forma de comunicarme que últimamente pongo en práctica es utilizando el “Facebook”. Por medio de esta red social he retomado contacto con muchas personas conocidas con las que hacía tiempo había perdido el contacto. Personas conocidas a lo largo de la vida en unos sitios u otros por los que he ido viviendo y entre los que se encuentran por supuesto, gente de Alburquerque. Luego por relaciones de unos con otros, de otras con unas y demás posibilidades de interconexión que ofrecen los diferentes contactos, llegas incluso a como yo digo indagar por curiosidad en las diferentes amistades con las que cuentan unos y otros por eso de que al fin todos los humanos somos un poco cotillas y ves incluso sus fotos, claro, esto es así porque dichas personas tienen permitido el acceso a las mismas. Dicho esto, os comentaré que esas mismas imágenes que estaban en Azagala las encontré disponibles en la red y me permití el atrevimiento de descargarlas para utilizarlas también como ilustración de este artículo que publico en el blog.

El artículo de referencia en la revista es el de la noticia de la reunión de un nutrido grupo de personas con motivo de la celebración del veinticinco aniversario de la boda de Salvador Bozas (Salvi) con Soledad. Resulta para mi entrañable este artículo y observar las imágenes con que se ilustra, al mismo tiempo que cotejo también las que se pueden ver en el “fisbuc”. En ellas aparecen una serie de personas todas ellas de Alburquerque o vinculadas a este pueblo, de esos que uno dice que lleva conociendo de toda la vida. Para una persona que vive fuera es un poco más difícil recordar los nombres de los mismos pero a la pregunta de: ¿conoces a tal o a cuál? uno suele responder que los puede conocer de vista. Pero a lo que voy, es que yo a casi todos puedo ponerles nombre. Porque la gran mayoría de ellos han crecido conmigo, con algunos he compartido juegos de infancia cuando he visitado Alburquerque, con otros ya de mayor, los primeros escarceos de juventud, con todos en general vivencias de las que nos brinda la vida. Pero a la vez vas viendo como cuando hace tiempo que no ves alguien, como le va transformando el tiempo que también te va transformando a ti. Y te llegan más y más recuerdos.

Al ver en estas fotografías a Fernando Manzano junto a Salvi, me hace recordar una historia en concreto y en la que ambos participaron. Ahora mismo si tuviera que titular ese relato le pondría: “Hair”, en alusión al musical de principios de los años 70  que posteriormente fue llevada a la gran pantalla y que yo hoy gracias a “la internet” y estas cosas de las descargas que tanta polémica traen, he podido recuperar y disfrutar otra vez viéndola. Corría por entonces el verano de 1981, Salvi como narra el artículo de “Azagala”, era todo un “sex symbol” del momento, Juan hacía por aquellas la mili, Japaca y Conchi inseparables en todo momento y yo como cada verano, lo pasaba en Alburquerque, con la diferencia de que ese año lo hacía con coche propio, un inmejorable “Simca 1000” que un tiempo antes y después de que una vecina de Madrid me lo regalara al haberle prohibido el médico conducir. Yo había puesto ese coche a flote haciendo uso entonces de mis frescos conocimientos de mecánica. No recuerdo como llegó hasta nosotros la idea de vestirnos de “hippies”, pero el caso es que un buen día de agosto y esto era mucho antes de que por Alburquerque prendiera la mecha del festival medieval que hace que muchos cada año por esas fechas cambien sus indumentarias normales por las de época, decidimos vestirnos con esa caracterización y viajar a alguno de los pueblos de al lado. Los componentes de aquella “trupé” que una de aquellas tardes iniciamos la extraña aventura, éramos Salvador Bozas (Salvi), Fernando Manzano, Juan Santos, Manuel Negrete, Paqui Santos, su prima Conchi y este que suscribe. Decidimos que el pueblo a visitar o por el que empezar la ruta iba a ser Herreruela, por lo que nos pusimos de acuerdo en viajar en mi coche y el de Fernando Manzano que tenía por aquel entonces, un Renault 4L. La primera parada que hicimos fue en la “Cañá Boyá”, donde algunos aprovecharon para vestirse, mientras que otros como yo ya lo habíamos hecho antes de salir de casa. El viaje fue largo ya que la carretera de Herreruela no presentaba el aspecto que presenta hoy en día. Era una carretera estrecha, con curvas peligrosas en el puerto del “Torrico de San Pedro”. Tal era el temor de la ruta,  que la gente en el pueblo siempre hablaba de la peligrosidad de esas curvas, hasta el punto de que al llegar a ese lugar, notamos los que viajábamos en el primer coche, que era el mío, observamos que Fernando Manzano se quedaba muy rezagado, poco después observamos esperándole que al llegar al centro de la curva, éste detenía su vehículo y posteriormente reanudaba la marcha, al interrogarle por qué hacía esto, nos respondió que: “la gente decía que esas, eran unas curvas muy peligrosas…” Llegamos a Herreruela y nos dispusimos a tomar algo en alguno de los bares de la localidad que eran tres. Decidimos entrar en el que menos gente había, concretamente en el que lo hicimos no había nadie. Daba la casualidad de ese mismo día emitieron por tv el primer capítulo de una serie sobre el “Clan de los Manson”, unos hippies que años antes habían asesinado a los asistentes a una fiesta en casa del cineasta americano Román Polanski, entre las que se encontraba su esposa la actriz Sharon Tate. Al principio estábamos solos en el bar, pocos instantes después varios niños del pueblo comenzaron a pasar por delante de la ventana y miraban hacia el interior de lugar donde nos encontrábamos nosotros. Poco a poco el bar comenzó a llenarse de gente e instantes después el local se encontraba totalmente abarrotado. Algunos de los presentes miraban a la televisión en la que se emitía la serie y a la vez giraban su mirada hacia nosotros con desconfianza. Pasado un tiempo salimos de aquel local y nos dirigimos hasta donde teníamos aparcados los coches. Las personas que se encontraban sentadas a las puertas de las casas tomando el fresco, llamaban a los niños con cierta urgencia y les mandaban recogerse en sus casas. No nos dio tiempo a más ni a saber cómo hubiesen sido posteriores reacciones de los lugareños ante la presencia de unos visitantes extraños con esas “pintas”.

El siguiente destino de esa “aventura” fue la población de Aliseda. Hasta allí llegamos con nuestros vehículos y aparcamos en la plaza de la iglesia. Cuento esto recordando de memoria aquel lugar pues en todos estos años después no he vuelto a entrar en el interior de esa población por la que sin embargo transito con frecuencia cada vez que viajo de Madrid a Alburquerque o viceversa. Cercana a ese lugar se encontraba la discoteca a la que nos dirigimos después de preguntar por su ubicación a un lugareño. Al llegar a la misma estaban a punto de cerrar, con poca gente en su interior. Los pocos que allí se encontraban nos miraban con curiosidad y el discjokey empezó a poner música “heavy” nada más vernos entrar. Al cabo de un rato el local empezó a llenarse de gente y nosotros éramos el centro de atención de todas las personas que allí nos encontrábamos. Salvi, Manolín Negrete y yo nos pusimos a hacer como que tocábamos el piano contra la pared después de haberlo hablado entre nosotros y poco después observamos cómo hacían lo mismo que nosotros algunos lugareños. Después con más cachondeo empezamos a hacer chorradas que al poco tiempo eran imitadas por más chicos y chicas que al mismo tiempo empezaban a sentirse más modernos…

Finalizó la sesión de discoteca ya de madrugada, seguramente en torno a las seis de la mañana y al dirigirnos a nuestros vehículos, observamos la presencia junto los mismos de la pareja de la Guardia Civil. Llegados al lugar, los guardias nos pidieron la documentación a lo cual accedimos. Seguramente estos habrían sido avisados de la presencia de extraños visitantes sospechosos de alterar de alterar la tranquila convivencia de los vecinos del lugar. Una vez identificados, subimos a nuestros coches y tomamos el camino de regreso a Alburquerque después de una larga noche de aventura. Dos días después repetimos la experiencia viajar a otro pueblo de la misma manera. Esta vez lo hicimos en un solo coche por la ausencia entre otros de Fernando y Negrete, nos dirigimos a la localidad de Santiago de Carbajo. También fuimos recibidos con expectación y curiosidad pero a diferencia de la desconfianza de los habitantes de los otros pueblos que habíamos visitado, los vecinos de Santiago nos acogieron bien, en algunos sitios nos ofrecían comida porque según ellos: “vosotros tenéis que estar pasando mucha hambre por ahí”, nos decían a la vez que nos servían unos bocadillos y algunas bebidas. Por la noche regresamos a Alburquerque y dimos por finalizada la segunda excursión de este tipo que fue la última ya que en breves días llegaron las ferias de septiembre y después de estas como casi siempre el regreso a Madrid por mi parte y a los quehaceres de cada uno los demás.

Anuncios

6 pensamientos en “¡Hair!

  1. Ya veo que siempre has sabido pasarlo bien… y que siempre te ha gustado estar bajo los focos… jajajaja

    Lo he pasado muy bien con este relato de tus recuerdos, aunque no conozco a nadie más que a ti… ¡qué te he reconocido pese a lo irreconocible!…jejejeje

    Un pajarito me ha dicho que este verano no vendrás por acá, según me dicen estas “esperando”… ¡mis mejores deseos!

    Cariños inmensos

    • Gracias Ipe por tu comentario, como ves si algo ha sido una constante en mi vida, ha sido la sonrisa y eso siempre es gracias a la gente que te rodea. Buena gente y con los que siempre que te encuentras, a pesar de que haya pasado tiempo sigues hablando como ayer.
      Este verano no os podré acompañar en lo que espero que sea una nueva aventura cuentera en Alburquerque. Espero una nena a la que con el tiempo contaré todos los cuentos que tengo preparados para ella.
      Besotes grandes

  2. Me ha encantado el relato!! ¿como te acuerdas de todo eso?

    Pero de lo que no te acordabas que no has puesto es que cuando nos encontramos con la Guardia Civil que nos pidio la documentación le dije yo que era el novio de la hija del Capitan de la Guardia Civil de Alburquerque y le dijimos que no teniamos gasolina y nos acompañaron a la gasolinera.

    Y otra vez que Negrete se bajo a mear en la carretera y arrancamos el coche diciendo que había un cochino jabalí y se le cortó la meá y salió corriendo detras del coche.

    Y en Herreruela la gente que estaba sentada en las puertas de la calle decían: como saque la escopeta esta noche…!!

    jejeej

    Que tiempos eh??

    • Algunos pequeños detalles siempre se te quedan en el tintero. No me acordaba yo de ese detalle del “novio de la hija del capitán” que tiene hasta similitud con algún título literario jjjj, así como de lo del detalle de la gasolina.
      Buenos tiempos aquellos, la pena es que 29 años los contemplan pero por lo menos bien vividos.
      ¡Un abrazo amigo!

  3. Manolillo eres un crack, cada situacion o persona a la que se te pregunta la pones en escena como si hubiese pasado ayer, ya no se si es por el volumen de tarra que tienes o que tienes una memoria prodigiosa que dios te la guarde muchos años un abrazo

  4. Joder !! Manolon, pos yo no tengo huevos a reconocerte…. Me uno al comentario de Carlos, pues lo relatas como si hubiese sido ayer, !!! y pareceis los colegas de Jenny !!! la novia de Forrest Gump…. (jajajajajaj).

    Se te echo de menos en el concierto de JFSebastian; me imagino que habras hablado con tu hermana. Menudo cabreo se pillo, cuando le dijimos Caramelo (segun sophia) y yo que a la 1 nos ibamos al sobre….

    Bueno, bueno, bueno, desde Bregenz se despide hasta la proxima un madrileno por el mundo (este teclado no tiene nnnnnn, joder). El proximo sabado me han invitado a un concierto de Bob Dylan que toca por esta zona….

    Ya os contare a mi regreso….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s