Amy no es Janis


El 23 de julio pasado, falleció en Londres la cantante Amy Winehouse. Sin las causas exactas de su fallecimiento esclarecidas a día de hoy, tal vez el consumo masivo de alcohol en combinación con medicamentos que pudiera tomar, la realidad es que fue encontrada muerta en su domicilio a los 27 años de edad. Durante los días posteriores al hecho, todo un río de artículos en todos los periódicos del mundo se hicieron eco de la noticia. Al hilo de ella aparecieron también toda una serie de artículos y comentarios al respecto en los cuales se comparaba la figura de Amy con la de la excepcional Janis Joplin. La coincidencia de edad entre las dos y otros cantantes y músicos como Jim Morrison, Kurt Cobain, Jimy Hendrix, y Brian Jones, casi todos ellos pertenecientes a una generación en la que el exceso en el consumo de las drogas hizo estragos, llevó a la mayoría de los articulistas a comparar la creación musical de ambas.

Evidentemente en cuanto a la calidad o gusto por sus temas, eso ya es una cuestión personal de cada cual, yo no puedo ocultar mi preferencia por Janis Joplin de la que tengo casi todos sus discos, muchos de ellos en vinilo y cuya voz susurrante me hace saltar lágrimas muchas veces a pesar de no tener ni mucha idea de inglés. Esto en realidad es igual cuando escucho a Amy porque tampoco entiendo ni papa. Es lo que tiene nuestra generación de españolitos que acostumbramos nuestros oídos musicales oyendo cantar en “guachi guachi”. En cuanto a la cantidad, no hay color, Janis produjo muchos más hits a lo largo de su carrera que Amy, eso está ahí y son números. Independientemente de la mayor llegada al público de todo el mundo, pues pienso que hoy en día es mucho más fácil llegar a ser conocido o conocida debido a la gran profusión de medios de comunicación que en los años 60 en que llegabas, sobre todo a España con mucho retraso respecto a en cuando estaba sucediendo.

Pero el fondo de mi artículo no es ese, el comparar si una fue mejor o mas prolífica que otra en cuanto a creación artística. Cuando el común de estos hechos es la muerte prematura en parecidas circunstancias, con el trasfondo del abuso o consumo excesivo de sustancias nocivas para la salud, digamos alcohol o drogas, el hecho diferencial entre ambas es la época en que se produce. La muerte de Janis Joplin ocurre al principio de la década de los años 70, con un camino iniciado en la anterior donde se produjo la gran eclosión del rock y el despertar de toda una generación a una libertad que años atrás se encontraba encorsetada por una represión producto de las costumbres sociales y vivir de cara a que pensaban los demás de ti. Los entonces jóvenes descubrían que tan solo con dejarse el pelo largo y vestir ropas diferentes o “no bien vistas”, iban a contracorriente provocando la indignación de “los carcas”. A todo esto se unió el consumo de drogas hasta entonces no consumidas mayoritariamente, si bien alguna de ellas eran utilizadas en prácticas sanitarias y a lo mejor consumidas en menor número por personal que si tenía acceso a ellas. Pero lo que si se desconocía era la consecuencia que esto iba a tener en el futuro como posteriormente pasó con la llamada generación del “baby boom” nacida en los años 60 y posteriores. Muchos de aquellos jóvenes emularon a las estrellas en cuanto al consumo de alcohol y drogas se refería. Era estar en el rollo con el famoso y tan pernicioso eslogan: “Sex, drugs and rock and roll”. Por el camino han quedado miles, tal vez millones de jóvenes que en su día se iniciaron en el consumo de las drogas y consecuencia de ello, directa o indirectamente por enfermedades terminales contraídas por los hábitos de consumo. O también por exceso, sobredosis o por alteración de sus manipuladores hasta convertirlas en un veneno.

Quien más quien menos de los que nacimos en la década de los 60, se ha dejado por el camino unos cuantos amigos de la infancia como consecuencia de esto. Es más, coincidiendo la llegada a la época juvenil coincidiendo con el final de una dictadura 40 años, la transición democrática en España y la movida de los años 80 contribuyeron a ello con mucha confusión. La despenalización del consumo indujo a muchos a entender como una especie de autorización al consumo y al manejo de las mismas con cierta familiaridad. Era estar en el rollo, el ser “enrollao”, el coleguismo, el ver en las pelis de moda todo un desparrame de porros, jeringuillas, papelinas en una ensalada aderezada con una especie de heroísmo marginal en que los delincuentes pasaron a ser estrellas a seguir y loados en canciones de moda cuyo estribillo sabía toda la población.

A todo esto, la información sobre el consumo de drogas y sus consecuencias, era inexistente. Cada cual tenía la suya, la que aprendía en el barrio, la que llegaba a los pueblos casi siempre portada por los que venían de vacaciones procedentes de la ciudad que poco a poco fue calando en la población juvenil de los pueblos. Así, en unos años comenzó a verse de  manera masiva el resultado de todo esto. Esos jóvenes “enrollaos” empezaron a ser marginales debido a la drogodependencia que les hacía delinquir. Empezaron a ser conocidos por “Yonkis”. A deambular de un lado a otro como zombies y a ser unos excluidos sociales, los que se salvaron de la muerte que se llevó por delante a una gran parte de esa generación.

Por eso digo que Amy no es Janis, porque a diferencia de los jóvenes contemporáneos e inmediatamente posteriores a la cantante americana, los de hoy en día, si han tenido información. Aparte de ver con sus propios ojos como han acabado los otros, han tenido todo tipo de campañas publicitarias en todos los medios, han podido hablar de ello sin obstáculo con padres que a la vez son conocedores de primera mano de todo lo ocurrido anteriormente en este campo, con profesores, tutores, asociaciones juveniles etc. etc. Por eso no puedo entender que a día de hoy, sigan metiéndose en el cuerpo todo tipo de drogas, ya sean duras o blandas, a mi eso me da igual, la droga droga es. Incluso se llega a probar con sustancias como el estramonio, una hierba salvaje que crece en cualquier páramo y que por ello puede estar al alcance de cualquiera de forma gratuita. Es como si ahora de repente que todo se ha encarecido por motivo de la crisis, probamos a buscar sustancias más baratas y para adentro, de cualquier manera, sin conocimiento. Quizá sea este, otro tipo de adictos. No tan visibles al exterior como han sido los yonkis, debido al deterioro físico que produce la heroína, pero lo que sigue habiendo es un goteo incesante  de personas con dependencia que llegan a los centros de tratamiento. Por eso Amy no es Janis, porque tal vez, si concluyan aquí algunas coincidencias que se podrían analizar una a una, pero quizá la mayor, es la capacidad auto destructiva que tiene el ser humano, y que me hace pensar, que a pesar de la diferencia temporal y circunstancial entre ambas generaciones, el resultado al cabo de cuarenta años, es que sigue habiendo un buen número de jóvenes, que al llegar a esa edad peligrosa que es la adolescencia, inician un mismo camino, hacia un lo que suele ser un mismo final… su propia destrucción. Pero no quiero desde aquí, caer ni hacer caer a los lectores en el desánimo de que todo está como está. También conozco historias felices de amigos que han vivido esta negra etapa, que con enorme fuerza de voluntad, y sobre todo, con el apoyo inestimable de la familia y de instituciones, han conseguido salir adelante. Por tanto, animo desde aquí a quien esté viviendo situaciones de este tipo, a intentarlo todo, a hablar con sus hijos, pero para esto si que es necesario una cosa: Ver el problema, darse cuenta de la realidad y hacerle frente. El principal problema de muchos padres ha sido siempre esa frase lapidaria: “No, mi hijo no”. Creer que los problemas de sus hijos ha sido culpa siempre de los demás… Ese es el primer obstáculo a vencer cuando te empiezan a llegar las evidencias, tomarlas en serio y actuar.

Para cerrar el post, simplemente os diré que me importaría mucho contar con vuestras opiniones al respecto. No se prodigan los comentarios en este blog y eso es lo que realmente alimenta este tipo de publicaciones. Os diré también de paso, que aunque ellas no estén entre nosotros, nos dejarán su música como legado y de la cual disfrutaremos para siempre. Y de ellos y ellas, las que no han sido famosos, pero que han estado entre nosotros pero se nos han ido jóvenes en parecidas circunstancias, os diré que para mí, como imagino que al igual vosotros, siempre estarán en mi recuerdo. Les recordaré riendo, en esos momentos buenos que nos dimos en los primeros años de juventud y disfrutando de la vida. Es con lo que me quedo.

Anuncios

3 pensamientos en “Amy no es Janis

  1. Conocia tu faceta de cuenta cuentos, por cierto muy bueno, ahora bien desconocia totalmente la faceta de columnista, no voy a entrar en cual de ellas encajas mejor, pues las dos las desarrollas con todo el cariño que se que tienes, solo te dire , que me ha gustado muchisimo este articulo, somos de la misma generacion y estoy totalmente de acuerdo contigo en la exposicion que haces.
    Amy no es Janis

    • De vez en cuando echo la mirada para atrás y los veo: Todos y todas aquellos y aquellas amigos y amigas que nos acompañaron durante un tramo de nuestras vidas. Los tiempos de la inocencia y en que todo todavía no estaba maleado. La alegría de la juventud, la contestación, el descubrimiento de la vida con sus sinsabores. Vivir a todo trapo con el vértigo que solo te permite hacerlo esa época. Después, el tiempo, la distancia, los diferentes avatares de la vida van separando el ramillete. Se van cayendo las hojas y las que quedan penden siempre de un hilo. Pelotón ciclista que empieza a subir el puerto con todos ahí, pero que al pasar los kilómetros empieza a perder unidades. Al final solo unos pocos los elegidos son los que llegan… ¡La vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s